Para una experiencia de navegación correcta este sitio emplea el uso de Cookies.

¡De acuerdo! Más info.

Hablemos de Framework

Publicado el 19 de abril de 2017.

Hablemos de Framework

Siempre hay un momento en la vida de un programador en la que se le plantea el empleo de un Framework para un proyecto. Algunos no los han empleado nunca antes y unos pocos no saben ni lo que son.

Un framework, que podría traducirse literalmente como marco o espacio de trabajo, no es más que una estructura de directorios que reune una serie de recursos compartidos como imágenes, documentación y librerías ya enlazados y que permiten emplearlos de forma cómoda. También suelen incluir una serie de rutinas, clases y métodos que pueden ser empleados para facilitar el trabajo de programación de toda una aplicación.

En resumidas cuentas es un entorno de trabajo que nos ahorra bastante trabajo de programación y nos ayuda durante todo el proceso de desarrollo.

Hoy en día existen numerosos frameworks adaptados a muy diferentes necesidades y que trabajan con muy distintos lenguajes de programación.

Cada empresa suele decantarse por uno u otro y profundiza en él, desarrollando la mayoría de sus proyectos con dicho framework, por lo que los programadores estamos casi obligados a continuar reciclando nuestros conocimientos si queremos mantenernos al día con las necesidades del mundo empresarial. Afortunadamente tanto el esquema de desarrollo básico como la forma de trabajo suele ser muy similar entre unos frameworks y otros y, conociendo bien el lenguaje en el que trabaja cada uno, es bastante sencillo aprender los fundamentos de un framework o pasar de uno a otro si nos vemos en la necesidad, al fin y al cabo los framework han sido diseñados para facilitar la tarea de programación.

Entre las muchas ventajas de su uso se encuentran:
– Suelen ser de libre distribución (por lo que son gratuitos y se actualizan con mucha frecuencia)
– Maximizan la eficiencia (evitan la redundancia de código)
– Suelen implementar funciones muy usadas (acceso a base de datos, sistemas de autentificación…)
– Los frameworks más usados son revisados por miles de programadores casi a diario lo que ayuda en la detección y corrección de errores.
– Poseen sistemas de creación de código (métodos de acceso a clases o creación y administración de formularios)
– Reusabilidad. Los módulos creados son facilmente adaptables a otros proyectos.
– Fomentan las denominadas “buenas prácticas” del programador.

De todos modos los frameworks también tienen sus desventajas, no son infalibles en todos los aspectos y siguen necesitando gran conocimiento del lenguaje de programación en cuestión para poder ser empleados con eficiencia. El hecho de que tengas funciones integradas para el uso de ciertas tareas también implica que si deseas que dichas funciones actúen de un modo algo diferente, tengas que reprogramarlas casi por completo o realizar algún tipo de parche que modifice la funcionalidad a tus necesidades. Otro aspecto negativo es que acostumbrarse mucho a la forma de trabajar con un framework puede atrofiar levemente las habilidades de programación base, ya que es fácil acostumbrarse a estructuras y funciones propias del framework.

En cualquier caso y visto su alto éxito y uso en las grandes empresas de programación, es innegable que son una estupenda herramienta de trabajo que ahorra mucho tiempo en la realización de un proyecto aunque, como todo, la habilidad la sigue poniendo el programador.


Deja un comentario

Saul Blanco - Programador