Para una experiencia de navegación correcta este sitio emplea el uso de Cookies.

¡De acuerdo! Más info.

Hackers de sombrero blanco y de sombrero negro

Publicado el 16 de noviembre de 2015.

Hackers de sombrero blanco y de sombrero negro

Como ya os comenté en la entrada La Informática en el Cine los Hackers son con frecuencia tomados como magos digitales capaces de auténticos actos de terrorismo digital.

La realidad no es tan fantástica, aunque también tiene su dosis de magia para los no iniciados. La gran mayoría de los Hackers no son terroristas digitales que intentan lucrarse mediante la búsqueda de fallos en los sistemas… bueno, sí que lo son, pero de un modo completamente legal.

Por ejemplo, Facebook paga cerca de 500$ por fallo localizado en sus sistemas, mientras que Google sube hasta los 20.000$ por errores o vulnerabilidades que sean realmente importantes. Todas las grandes compañías son conscientes de que sus plataformas no son completamente seguras, y a sus programadores les es imposible concebir de antemano todo tipo de eventualidades que pueden darse durante el normal (o no tan normal) uso de sus servicios. Por eso aprovechan las habilidades y pasión de los hackers por explorar debilidades y buscar bugs (errores informáticos) y las incentivan pagando por ellas.

La mayoría de los hackers pertenecen a este grupo, gente con amplios conocimientos informáticos que gustan de buscar fallos y vulnerabilidades en códigos informáticos con el fin de ayudar a las empresas a subsanarlos. A esta práctica se la denomina White Hat Hacking (Hackeo de sombrero blanco) o simplemente White Hat. Si sentís curiosidad, existe una página web que reúne todas estas recompensas que ofrecen las empresas a los hackers: Bugcrowd

Entonces ¿todos los hackers son buenos? No, somos humanos y hay cretinos por todas partes. Igual que hay trolls en foros y redes sociales, o gente que disfruta poniendo zancadillas, hay algunos (pocos) hackers que se divierten haciendo daño, aprovechando las vulnerabilidades en sistemas para dejar alguna foto pornográfica, borrando los datos a los que acceden o, simplemente, dejando un mensaje malintencionado. Estos llamados Black Hat Hackers (hackers de sombrero negro) son los que han dado mal nombre a la terminología y son los que aprovechan las películas para idear esas tramas que tanto venden.


Deja un comentario

Saul Blanco - Programador