Para una experiencia de navegación correcta este sitio emplea el uso de Cookies.

¡De acuerdo! Más info.

La informática en el Cine

Publicado el 05 de noviembre de 2015.

La informática en el Cine

Todos los profesionales de algún sector nos hemos visto siempre reflejados en el gran mundo del cine en algún momento u otro, sin embargo últimamente predominan las películas y series en las que los ordenadores hacen acto de presencia.

La informática se ha convertido en la nueva “magia”, en la que un profesional (o en numerosas ocasiones un simple aficionado) es capaz de colarse en el pentágono, encontrar una persona concreta en el mundo o reconstruir un número irreconocible por completo de una foto tomada por una cámara de 1 Megapixel gracias a un novedoso algoritmo de reconocimiento.

Lejos de la realidad, estos magos modernos somos capaces de grandes avances e increíbles logros con un ordenador en mano, es cierto, sin embargo el cine nos da capacidades mágicas. Como todo buen programador sabe, hay que dedicar numerosas horas, depuración y grandes dosis de frustración para lograr el objetivo que se pretende. Algo que a un programador avanzado le llevaría varias semanas de trabajo se consigue en el cine con apenas un par de clicks de ratón. Por no mencionar que porque una palabra suene “del mundillo” no implica que esté bien empleada en absoluto ni que tenga lógica alguna lo que se esté diciendo.

Desde aquí, y a modo de presentación, os presento algunos de los grandes errores de la magia de la informática en el cine.

 

Megacontrol

Los Hackers. Capaces de todo, entrar en cualquier sistema, controlar las luces de tráfico, destrozar un sistema bancario, desbloquear las puertas de una cárcel y además en apenas unos segundos al teclado. La magia del mundo de Harry Potter desde un teléfono móvil.

En la realidad los hackers son capaces de colarse en muchos sitios, es cierto, pero primero, los de verdad no son dañinos sino que tratan de colarse en sistemas sólo para comprobar sus capacidades y segundo no es posible hacer ni la mitad de las cosas que se les atribuye, como hacer explotar las tuberías de gas natural sólo por invertir el flujo de gas (Desafío Total 4).

 

Robo de datos

Una llamada de teléfono, una contraseña y ya puedo llenar mi cuenta bancaria sin que nadie se de cuenta. Da igual de donde, bancos, gobiernos, nadie está a salvo. ¿De verdad? ¿Y por qué no hay más gente dedicándose a esto? ¿Acaso todos los hackers son millonarios ocultos en lo profundo de un bunker? Sólo la premisa ya resulta bastante increíble. John Travolta ya lo intentó con la película Operación Swordfish y os aseguro que esas “grietas” en los programas bancarios capaces de perder billones en minutos no son posibles. Al igual que podría haber gente capaz de encontrar esas grietas, hay gente igual o más capaz en el otro lado para cerrarlas. ¿O es que creéis que un banco o gobierno se dejaría robar con tanta facilidad?

 

“Eliminar” a una persona

Un par de clicks y ya no existes. Tu vida, tus datos, tus cuentas, eliminadas con un gesto de la mano. No es sólo cuestión de que entrar a todos los sitios en los que pueda haber algún tipo de registro sobre nosotros no lleve semanas de trabajo para poder borrar todo rastro, sino que existen datos físicos sobre todos nosotros, en todas las ciudades. Los registros de nacimientos, defunciones, incluso la mayoría de los bancos mantienen registros físicos de los contratos realizados.

Uno de los primeros filmes donde ya lo intentaron fue La Red, pero no es el único e incluso a día de hoy, se sigue empleando como recurso habitual.

 

Computadoras con conciencia propia

Otro de los recursos recurrentes es la inteligencia artificial, ya sea programa previamente o un computador cuya conciencia despierta de forma repentina. Se sigue intentando a día de hoy conseguir un ordenador con conciencia, pero los procesos cognitivos, aprendizaje, vivencias y desarrollos mentales no son reproducibles, al menos actualmente, de forma computerizada.

A pesar de haber logrado grandes avances en este aspecto, los ordenadores siguen siendo un conjunto de programas que determinan su comportamiento e incapaces de desarrollar estos programas por sí mismos. En el cine tenemos grandes ejemplos desde la famosa “Juegos de guerra” en la que un ordenador menos potente que tu móvil adquiría conciencia propia.

 

Los ordenadores hablan con los aliens

En varias películas vemos como con un ordenador puedes entrar en contacto con un equipo alienígena. Cualquier usuario que intente abrir un documento de Linux o Apple con el Word sabrá que ya no es sólo que incluso en la tierra tengamos dificultades para dos equipos se entiendan bien sino que lanzar un virus en un ordenador alienígena y, con ello, destruir toda una nave es poco menos que risorio, tal y como vimos en “Independence Day”

Si no me creéis intentad que vuestro viejo Spectrum navegue por internet con Firefox o ejecute el Minecraft para divertirnos un poco 😉

 

 


Deja un comentario

Saul Blanco - Programador